A tempranas horas del pasado viernes, lo que todavía eran suposiciones para ese momento, se terminó de dar por sentado y es que Carlos Casemiro no estaba en la lista de convocados para su choque de hoy sábado ante el Celta de Vigo. De manera que ya no quedaban dudas sobre el visto bueno al acuerdo entre su ex escuadra Real Madrid y el Manchester United.

Una negociación registrada como exprés, producto del decepcionante arranque liguero para los del ´Old Trafford´ dio sus frutos ya que, hasta el mismo brasileño catalogó su traspaso como un nuevo reto tras 9 cursos con la ´Casa Blanca´, en donde defendió la camiseta madridista en 368 encuentros, 36 anotaciones con 28 asistencias y alcanzó la gloria en 18 oportunidades (5 Campeón UEFA Champions League, 3 Campeón de la Supercopa de Europa, 3 Campeón de la Liga Española, 3 Campeón de la Supercopa de España, 3 Campeón del Mundial de Clubes de la FIFA y 1 Campeón de la Copa del Rey).

Conforme a todos los logros alcanzados con los ´merengues´ se convirtió en un referente del conjunto dirigido por Carlo Ancelotti, quien expresó en la comparecencia previa al choque de hoy día que, “quiere probar un nuevo desafío, el club lo entiende. Casemiro por lo que ha hecho y la persona que es, hay que respetar ese deseo”, extendiendo su apoyo al centrocampista.

Touché

El técnico italiano también ha enfatizado que no existe interés alguno de fichar un reemplazo para la vacante que deja Casemiro puesto que, dentro del plantel cuenta con hasta 6 “medios y muy, muy buenos”, capaces de suplir tal espacio. Dentro de ellos, está el mediocentro de 22 años, Aurélien Tchouaméni quien es de las nuevas y pocas adquisiciones de esta campaña.

A su desembargo procedente del Mónaco, Tchouaméni causó incertidumbre en el mismo brasileño suponiendo que su titularidad se vería afectada por el fichaje del galo, a lo que Ancelotti le aseguró que su puesto estaba más que seguro en un Real Madrid donde el ‘14’ ejercía de mediocentro desde el 2016. Y es que, los medios de comunicación vaticinaban que el francés tenía garantizado su pase directo al once sin pasar por el banquillo. Situación que presuntamente generaría las ansias de un “nuevo reto”, dejándole libre el camino a la cancha a Aurélien.

Sentido entrenamiento

Planes que nadie vio venir y para el estratega italiano implicaron un cambio de planes abruptos considerando además que para el partido de hoy tiene las ausencias de Toni Kroos y Rodrygo Goes. Carletto a pesar de ellos, considera que, “este año llega pronto, pero queremos seguir en buena dinámica y lucharemos para ganar».

Con emotivas y sentidas palabras que crearon la atmosfera para la despedida dentro del vestuario, Casemiro aprovechó la jornada de entrenamiento del viernes y así expresar en pocos minutos todo lo que representó para él su vida de 8 años en una de los clubes más importantes del fútbol mundial.

Las lágrimas no se pudieron contener a lo que Casemiro soltó, “Ha sido un honor jugar en el Real Madrid (…) Os llevaré en el corazón”, el jugador que tenía contrato hasta el 2025 con el conjunto blanco y ahora se encuentra ligado a los ´red devils´ hasta 2016 por 70 millones de euros.