A escasas horas del duelo contra el Real Madrid por la Supercopa de Europa, se conoció la oficialización de Filip Kostić como nuevo integrante de la Juventus de Turín, dejando al Eintracht Franfurt sin su estrella estelar y desprovistos ante el duelo que deberán enfrentar hoy contra el conjunto ´blanco´. Pese a que ambos son monarcas de la Champions League y Europa League, el técnico, Oliver Glasner, resaltó que el impacto del jugador serbio fue enorme dentro del equipo que dirige.

En este sentido, el entrenador del Eintracht dio su opinión tras conocer el fichaje de Kostić, “tenemos lágrimas en los ojos porque Kostić marcó 22 goles la temporada pasada (…) hubo un momento en que no quiso jugar y tras conversar con él volvió a jugar. Le dije que, si se iba a ir, que lo hiciese como un héroe”, declaró Glasner durante la comparecencia previa al partido de hoy día.

La llave maestra

El extremo, quien no viajó para no interferir en la operación de traspaso, se marchó luego de 5 temporadas, por un precio de oportunidad puesto que, tu cifra pasaba de los 20 millones y sellaron la mudanza por sólo 16 millones. Proviniendo del Hamburgo, dejó un registro de 184 partidos disputados con 34 goles anotados y 58 asistencias a lo largo de su paso por el conjunto alemán, marcó media década de lujo para el Franfurt.

Por su parte, el director deportivo del Eintracht, Markus Krösche expresó que, «Filip se comportó ejemplarmente la temporada anterior y fue clave en la conquista de la UEFA Europa League. Siempre dijimos que si hay una buena oferta para todas las partes no pondríamos trabas y estaríamos dispuestos a trabajar», por lo que, desde el principio del acuerdo, el serbio no estuvo convocado.

De tripas, corazones

De manera que, ante la disposición de dar rienda suelta a su libertad, el director deportivo recalcó que el sustito ya esta dentro de sus filas, “tenemos una plantilla amplia y plena confianza en jugadores que merecen una oportunidad de enfrentar grandes desafíos», y es así, que hoy se verá de lo que están hechos ante el desafío contra el Real Madrid de Ancelotti.

El Olímpico de Helsinki será escenario de las nuevas ´Aguilas´ sin Kostić pero pese a todo el aspecto emotivo, no había de otra alternativa ya que, el cuadro italiano estuvo apretando a los alemanes conociendo que sólo le quedaba un año de contrato y si no aceptaban esta cantidad, el año que viene se hubiesen hecho gratis con el jugador.

Los ánimos caídos no aminoran a la plantilla de Glasner puesto que, “claro que es una salida que duele. Pero no nos hará mucho daño (…) tenemos muchas ganas de jugar este partido, es la recompensa por haber ganado la Europa League. Ahora podemos competir aquí, en la Supercopa. Jugar con el campeón de Europa”, agregando además que, Mario Götze junto con su calidad técnica y su capacidad de encontrar soluciones han encajado bien dentro de su equipo.