El encuentro de Francia contra Austria tuvo tanta intensidad que reportó una lista que preocupa tanto a las selecciones como a los clubes. El 2-0 en el Saint-Denis también, un poco más allá de encender las alarmas, sirvió para evitar el descenso de Francia a la Liga B de la UEFA Nations League.

Ambos seleccionados venían con resultados para el olvido por lo que dejaron todo en el césped y aunque lo estuvieron buscando, no fue sino, hasta el segundo apartado que Kylian Mbappé desatascó el partido y acto seguido, Olivier Giroud firmó la sentencia.

No gozaran de la clasificación, pero al menos evitaron la Liga B a pesar de la numerosa cantidad de bajas (Lloris, Lucas, Kimpembe, Digne, Kanté, Pogba, Benzema, Rabiot), con una victoria más que necesaria para un ´les Bleus´ que, en las últimas actuaciones como vigente campeón del mundo han dejado mucho que desear.

En el minuto 2, a Mbappé ya le habían anulado un tanto tras una majestuosa definición por fuera de juego. Posteriormente, Tchouaméni amenazó con el primer tanto con un disparo muy potente. Cuando transcurrían los 22, las alarmas se encendieron por la lesión muscular de Koundé, que fue sustituido por Saliba.

Indetenibles

Pentz evitó el 1-0 de Francia a escasos minutos del descanso, con una mano muy atinada en la chilena de Tchouaméni y, luego, en el rechace de Griezmann. La segunda parte comenzó con el mismo dominio ‘bleu’, aunque con la diferencia del gol que rompió el hielo en el marcador, cortesía del infalible.

Al minuto 56, se fue en diagonal un Mbappé, al que no lograron derribar en la frontal ni entre tres y por lo que termina batiendo a Pentz con un potente tiro al medio, poniendo arriba a su selección. El segundo al descuento pudo llegar de penalti sobre Giroud, que cayó en el área tras un fuerte golpe con un defensor de Austria, pero el colegiado no lo validó la falta. Aún así, Griezmann la puso al corazón del área y saltó Giroud con todo para cabecear y firmar el 2-0 de ‘les Bleus’ en el minuto 65.

Uno tras otro

Uno de los protagonistas de la jornada y máximo anotador del torneo, Mbappé manifestó que, «realmente no queríamos perder y descender. Teníamos muchas ganas de asentarnos en el campo contrario, de marcar nuestro juego (…) Marcamos temprano en la segunda mitad, luego metimos el gol de descanso y luego manejamos un poco. Creo que el público se lo pasó genial. Cuando no ganas durante todo un encuentro en la Selección Francesa es complicado, pero no teníamos dudas. Conocemos nuestras fortalezas, incluso con muchos cambios en el equipo. Tenemos una plantilla increíble».

Por su parte, el seleccionador francés, Didier Deschamps, contó al ‘canal M6’ que Jules Koundé padece de «un problema muscular» en los isquiotibiales que le obligó a dejar el campo en el minuto 22. Mientras que, Ousmane Dembélé también terminó con dolencias musculares, aunque menos preocupante que Koundé. Y, por si fuera poco, en el otro extremo, David Alaba, tras salir como titular, no pudo completar el encuentro por una molestia