El delantero Karim Benzema, tras 30 minutos de acción en el Celtic Park, en el debut de la Champions League 2022/23, sufrió unas molestias en la rodilla que lo hicieron salir del campo, malestar que se convirtió en una lesión en el músculo semitendinoso y una sobrecarga en el cuádriceps. La situación lo obligó en la mañana del miércoles a realizarse una resonancia magnética para conocer la gravedad de la lesión.

Dicha revisión médica, no pudo ser con mayor prontitud puesto que, había que esperar que la inflamación bajara en la zona isquiotibial, en la que sintió las molestias que le hicieron pedir el cambio. Dicha molestia, se produjo al momento en el que arrancó la carrera para lanzar un contragolpe cuando Thibaut Courtois le dio un pase.

Con la autorización del atacante galo, fue que se dio a conocer el parte médico, por temas de privacidad al jugador, estaba en duda si se hacía público o no, también por recomendaciones del cuerpo médico quienes preferían no ser categóricos y que aconsejaban cautela, «tras las pruebas realizadas a nuestro jugador Karim Benzema por los Servicios Médicos del Real Madrid se le ha diagnosticado una lesión en el músculo semitendinoso y una sobrecarga en el cuádriceps, ambas en el muslo derecho. Pendiente de evolución», de esta manera, informó íntegramente el conjunto ´merengue´.

Paciencia y reposo

La resonancia magnética confirmó lo que vaticinaban las primeras exploraciones, que Benzema no tiene dañado el menisco y, por tanto, su baja será de duración menor. Con dicha información, se rumorea que, por el tiempo estimado de recuperación, podrá disputar el derbi en el Metropolitano, sin embargo, no se descarta que deban esperar la autorización médica, para poder volver a pisar el terreno y comprobar si estará en forma a tiempo para la fecha.

Pese a ello, de no volver a las canchas hasta el 2 de octubre, se perderá los próximos partidos de LaLiga, incluido el derbi ante el Atlético de Madrid, ni tampoco podrá jugar con la selección de Francia en la pausa premundialista.

Benzema ante tantas muestras de afecto y solidaridad que le han demostrados sus seguidores, aprovechó la disponibilidad de tiempo para comunicarles que todo estará bien, “no me quejaré, mi regreso será fuerte… gracias por todos sus mensajes”, publicación por parte del francés, corta y concisa pero que demuestra su respeto por la afición que se preocupa por él.

Nervios a flor de piel

Por su parte, Carlo Ancelotti siempre mantuvo la calma y difundió tranquilidad entendiendo que conoce al jugador y está en constante comunicación con los servicios médicos para saber la evolución del caso. Posterior a la victoria contra Celtic 0-3, el estratega ofreció su opinión al respecto, “la lesión de Benzema no parece nada preocupante. Esperaremos”, manifestó Ancelotti, con total profesionalismo.

La conmoción de propios y ajenos, se trató de manejar en todo momento con serenidad, pero a pesar de que el equipo médico del club se encargó de tranquilizarle al mismo Karim, tras haber sido sustituido por Edén Hazard anoche del martes, la realidad es que el primer capitán del Real Madrid temía que la lesión le podría hacer parar 2 o 3 meses de manera inmediata. Además de un posible paso por el quirófano de manera obligatoria en un año donde no habrá respiro, todo se cruzó por la mente de Benzema que acabó en lágrimas dentro del vestuario porque al final, los miedos del galo se traducían en perderse la fiesta mundialista.