A raíz de una serie de videos en Instagram en inglés, francés, español e italiano, Paul Pogba tuvo que dar la cara sobre tales arrebatos protagonizados por su propia sangre. Y es que, su propio hermano aseguraba «grandes revelaciones» sobre la conducta de su hermano y de Rafaela Pimenta, su agente.

La declaración de Paul Pogba en respuesta a las acciones de su hermano, fue firmada por sus abogados, su madre Yeo Moriba y Pimenta, sobre la cual rezaba que, «desafortunadamente, las publicaciones recientes de Mathias Pogba en las redes sociales no son una sorpresa y siguen otros intentos durante un período prolongado de tratar de extorsionar a Paul Pogba».

Todo llegó a tomar dimensiones descomunales cuando cinco encapuchados, entre los que presuntamente pudo estar Mathias, llevaron al mediocampista de la Juventus a un apartamento en Chanteloup-en-Brie, una población situada a unos 37 kilómetros del centro de París donde fue amenazado, “recuerdo tener miedo. Dos tipos me apuntaron con sus armas. De repente, asaltado y amenazado, les dije que iba a pagar”, relató el jugador ante el juez recientemente en una audiencia con la que emitieron privativa de libertad para el hermano de Paul.

Miles y millones de euros

Los asaltantes, quienes ahora se encuentran en prisión preventiva, le exigieron el pago de 13 millones de euros, incluidos 3 en efectivo por la protección que le brindaron estos tipos durante algunos años.

Parte de las revelaciones que el hermano de Paul, quería compartir con el mundo expresaban que, “creo que lo que tengo que decir puede interesar a mucha gente. Además, también les contaré cosas sobre Kylian Mbappé, la estrella del fútbol mundial, y habrá elementos y muchos testimonios para confirmar mis palabras. Es probable que todo esto sea explosivo y que haga mucho ruido».

El futbolista gales, Paul Pogba, llegó a pagar 100.000 euros a sus chantajistas, como adelanto de los 13 millones que le exigían por el cual hasta le hicieron firmar un papel. Dicha entrega, tuvo lugar en marzo pasado después de que Pogba, durante una concentración con la selección francesa, fuese a visitar a su familia en Lagny-sur-Marne, en las afueras de París. El futbolista cayó en la trampa de dos amigos de infancia y fue intimidado por dos encapuchados que empuñaban fusiles de asalto.

El mal ya estaba hecho

Mathias, quien se encuentra detenido desde la semana pasada, acusó a su hermano Paul de recurrir a un morabito (maestro religioso musulmán) para lesionar a Kylian Mbappé utilizando brujería, «la gente vera que no hay más cobarde, más traidor y más hipócrita que tú», acusaciones a las que Paul asegura que jamás fue con intención de hacerle daño a su compatriota.

Tras toda la tensión, “les dije que iba a pagar. Gritaban: ‘Cállate, mira hacia abajo (…) Uno de los dos encapuchados habló al oído de Roushdane. Cuando los encapuchados se van, Roushdane me dijo que tenía que pagarles, de lo contrario todos estábamos en peligro», es por ello que, el entorno del jugador de la ´Juve´ asegura que ya cuenta con un guardaespaldas.